Home / Actualidad / Terror por la aparición de una muñeca embrujada y asesina

Terror por la aparición de una muñeca embrujada y asesina

Según relata el diario británico Daily Star, este nuevo juguete maldito, con forma de estatuilla, fue encontrado en una especie de cueva sin salida, en una montaña al norte de Nueva York. Hasta allí llegaron dos amigos que realizaban una caminata y al encontrarse con una particular muñeca, que aparentemente había sido embrujada, igual decidieron llevarla a su casa. Fue entonces que, inesperadamente, desde ese mismo momento empezaron a vivir todo tipo de extraños hechos, muchos aterradores, al punto que casi pierden la vida. Fue así que los integrantes de la familia decidieron entregar el juguete demoníaco a dos reconocidos investigadores paranormales, Greg y Dana Newark, quienes también habían sido testigos de los actos diabólicos.

Lo peor es que los investigadores, lejos de controlar los “actos” de la muñeca neoyorquina, también la padecieron. “Estábamos viendo la televisión en la sala de estar y escuchamos un fuerte golpe. Supuse que eran nuestros dos gatos peleando, así que entré en la habitación para separarlos. Pero la puerta estaba cerrada y los gatos no se veían por ningún lado. Más tarde los encontré escondidos debajo de la cama. Entré en la habitación y casi me paré sobre Jesús, que había sido arrancado de un crucifijo de madera que aún estaba pegado a la pared. Sólo el brazo de Jesús todavía estaba unido a la cruz. Y para que eso sucediera, alguien tenía que haberlo sostenido y haberlo arrancado físicamente”, explicó Greg.

Ante esta situación, decidieron instalar cámaras de video activadas por movimiento. Y aparentemente ocurrió lo inesperado: la terrorífica muñeca se movió dos centímetros hacia su izquierda por su cuenta. Esto hizo que Greg entregara la muñeca al Traveling Museum of the Paranormal & Occult en Fort Mitchell, Kentucky. Aunque esto no hizo que los fenómenos terminaran, ya que ha estado acosando a los trabajadores del museo desde entonces. Un hombre sufrió un ataque y comenzó a sangrar por la boca segundos después de ver a la muñeca.

“Una noche, Dana me despertó porque vio a una mujer parada en la esquina de nuestra habitación, y comenzaron a aparecer huellas húmedas. La peor, sin embargo, fue cuando Dana se acercó a mí y me dijo: ‘¿Por qué estabas de pie en el sofá? ¿Cambiaste una lámpara o algo así? Tienes que venir aquí y mirar esto’. Había dos huellas, empapadas, en el respaldo del sofá, frente a la pared”, agregó el investigador.

Tras experimentar todos estos aterradores casos paranormales, el año pasado ambos investigadores decidieron enterrarla en la misma cueva de donde vino. “Consideramos que el caso está cerrado. Decidimos enterrarla y ahí es donde está ahora. Jamás nadie la volverá a ver. Estaba maldita y era un verdadero peligro, no queríamos que regresara”, aseveró Dana.

Aunque no llegó a ser bautizada, esta muñeca neoyorquina pasa a ser parte de una extensa lista de objetos poseídos o quizá embrujados, como la afamada japonesa llamada Okiku y que crece por sí sola; o la conocida pintura The Hands Resist Him, en la cual hay un niño pequeño y su muñeca que se mueven solos y que, si alguien lo mira, se termina enfermando. Como para que, en cualquier caso, si encontrás una muñeca a tu paso, por las dudas, dejala donde está.

Annabelle se hizo famosa mundialmente como la muñeca maldita en la saga fílmica El Conjuro (The Conjuring, en inglés), aunque esa historia se basó en una historia real sucedida en 1970 y tuvo como “protagonista a una muñeca que se comerciaba como Raggedy Ann, y que le fue obsequiada a Donna, una estudiante de enfermería, de parte de su mamá.

Sucedió entonces que la muñeca parecía tener vida propia y alrededor suyo se sucedían comportamientos extraños, debido a lo cual fue analizada por una mujer con mediunidad que indicó que ese juguete estaba poseído por el espíritu de una niña de siete años llamada Annabelle Higgins, quien habría sido hallada sin vida en el descampado donde años después se construyeron los edificios donde vivía Donna.

Incluso la medium explicó que ese espíritu inquieto sólo quería un lugar donde vivir, y salir de su encierro Lo cierto es que Donna vivió atemorizada por los sucesos que se producían en torno de la muñeca, por lo que decidió acudir a los afamados investigadores paranormales estadounidenses Ed y Lorraine Warrens. Fueron ellos quienes descubrieron cómo la muñeca estaba siendo poseída por un demonio que deseaba el alma de Donna.

A partir de ello, los Warrens solicitaron la ayuda de un sacerdote para que realizara un exorcismo, que no logró tener efecto, por lo que ambos investigadores coincidieron en que lo mejor era trasladar a Annabelle al Museo del Ocultismo que el matrimonio posee en un pueblo en Connecticut y colocarla en una urna de crista, donde aún es de interés para los turistas que pasan por allí, aparentemente bloqueada de sus maldades.

Fuente: Crónica

Compartir

Leer Mas

Se agudiza el conflicto en el municipio mercedeño, allanaron la municipalidad

La municipalidad Mercedes fué allanada en la mañana. Le informaron al Sr intendente municipal Diego …