Stanovnik, desde Itatí:“Hay que renovar las esperanzas y no caer en la desilusión”

La localidad de Itatí ce­lebró ayer los 120 años de la Coronación Pontificia de Nuestra Señora de Itatí en un contexto diferente, ya que el pueblo estuvo sin visitantes.

Los cientos de miles de fieles y devotos que todos los años llegan a la localidad para ren­dir honor a la Virgen desde diversos lugares del país y países vecinos, esta vez no pudieron estar como conse­cuencia de la pandemia. Pero los itateños la veneraron igual con misas y otros ho­menajes particulares, cada uno desde su hogar.

Misa itati.jpg

Este año, bajo el lema “Con María, servidores de la espe­ranza”, el arzobispo de Co­rrientes, Andrés Stanovnik, presidió la misa central en la Basílica a puertas cerradas.

El oficio fue transmitido por las redes sociales y concelebra­do con el rector de la Basílica, padre Porfirio Ramírez. Allí en su homilía pidió: “Reno­vemos las esperanzas todos los días y debemos cuidar­nos para que no nos ganen la desilusión y la amargura”.

Al iniciar su relato, Monseñor manifestó: “Aquí estamos de nuevo, queridísima Madre de Itatí, tus hijos, hermanos de tu Hijo Jesús, pueblo pere­grino, afligidos por no poder estar cerca tuyo y contem­plar tu rostro maternal. Tu mirada de amor nos llena de consuelo, de paz y de forta­leza, que tanto necesitamos para ser buenos cristianos y ayudarnos unos a otros en estos momentos de crisis. Nos duele aún más no estar junto a Vos, porque este año se cumplen 120 años de la Coronación Pontificia de tu imagen. Sabemos que Vos, más que nadie, comprende los grandes problemas que nos agobian por las conse­cuencias de la pandemia de covid-19”.

Y prosiguió: “Por ello, nos dirigimos a Vos, agradecidos por una parte y angustiados e implorantes por otra, para que nos soco­rras con la gracia de la uni­dad, del diálogo abierto y del cuidado por todos. Esa gracia que transforma el corazón, lo hace agradecido y lo dispone para buscar el encuentro con todos los medios que tiene a su alcance; y, a la vez, siente repugnancia a todo lo que es búsqueda ansiosa por el interés individual, particular o sectorial, que siempre se alimenta de la división y so­brevive fomentando el caos. Necesitamos la gracia de esa resistencia para soportar y permanecer en el esfuerzo por construir encuentro, fraternidad y solidaridad”.

Y remarcó: “En el Año Maria­no que estamos transitando, nos inspira el lema, ‘Con María, servidores de la es­peranza’. En los tiempos que nos toca vivir, necesi­tamos renovar la esperan­za todos los días y cuidar­nos de que no nos gane la desilusión y la amargura”, enfatizó monseñor.

Fuente: Norte de Corrientes

 

Compartir

Leer Mas

Gustavo Valdés anunció las fechas del pago del Plus Unificado de agosto

“Les informo que los plus de agosto para trabajadores provinciales activos y pasivos se abonarán …