En plena cuarentena, nacieron trigemelas genéticamente idénticas en Lomas de Zamora

Se trata de un fenómeno que se da cada 200 millones de embarazos. La cesárea fue a las 32 semanas y deberán permanecer internadas alrededor de un mes.

Victoria, Julieta y Delfina Chainski Catalá son trigemelas genéticamente idénticas, un caso que se da cada 200 millones de embarazos. Nacieron el sábado, en ese orden, a las 10:02, 10:03 y 10:05, en la Clínica IMA, de Adrogué, donde las esperaba un gran amplio equipo de profesionales.

Leonel Chainski y Vanina Catalá Ortmann transitaron casi todo el embarazo en pandemia. Estaban de viaje por Praga, en República Checa, cuando ella comenzó a sentirse mal y confirmaron el embarazo en Cracovia, Polonia. Allí, el coronavirus ya comenzaba a despertar las alarmas.

El 15 de febrero, de vuelta en la Argentina, fueron a Grupo Médico Progenie, en Lomas de Zamora, para realizarse una ecografía y se enteraron de que eran tres bebés.

“El golpe duró diez segundos, esperábamos la llegada de un bebé y de golpe eran tres. Pero nos impactó de un modo muy positivo”, cuenta Leonel en diálogo con TN.com.ar.

Sin embargo, no niega que analizaron la situación desde todas las aristas: la pandemia, el aspecto económico y la capacidad física de Vanina para poder soportar un embarazo triple. Pero, más allá de los miedos, se sintieron felices de que se agrande tanto la familia.

Un mes y cinco días después, en el país se decretaba la cuarentena obligatoria y los controles tuvieron que adecuarse a los nuevos protocolos. Leonel solo pudo presenciar dos o tres consultas y lo mismo con las ecografías, pero Vanina se las arreglaba para filmar todo y, luego, explicarle lo que le habían dicho los profesionales.

Su obstetra Marcelo Rey sabía que el embarazo no llegaría a término y puso como objetivo la semana 28. Como la mamá se sentía bien, y todo avanzaba como era esperado, lograron llegar hasta la 32.

Vanina Catalá Ortmann posa con sus tres bebas, Victoria, Juliete y Delfina, en la panza (Foto: TN.com.ar)
Vanina Catalá Ortmann posa con sus tres bebas, Victoria, Juliete y Delfina, en la panza (Foto: TN.com.ar)

Antes del nacimiento, se hizo la maduración de los pulmones y se le dio a la mamá un complejo con sulfato de magnesio para proteger el sistema nervioso de las bebés.

El jueves 23, Vanina comenzó con contracciones y tenía la presión un poco alta, por lo que su obstetra decidió internarla. El equipo médico programó la cesárea para el sábado y la familia aprovechó para despedirse de la panza con mimos y fotos.

Leonel Chainski y Vanina Catalá Ortmann se tomaron las últimas fotos para despedir la panza antes del nacimiento de las trigemelas (Foto: TN.com.ar)
Leonel Chainski y Vanina Catalá Ortmann se tomaron las últimas fotos para despedir la panza antes del nacimiento de las trigemelas (Foto: TN.com.ar)

El día llegó, había tres equipos médicos preparados, uno para recibir a cada beba. El parto duró cinco minutos y las tres lloraron al salir, lo cual fue un signo muy positivo.

“Las pasaban con una mano. Ver lo cancheros que estaban me dio mucha tranquilidad”, cuenta el flamante papá, que recuerda que minutos antes de que Victoria, Julieta y Delfina nacieran había un clima de ansiedad. “Era mucha gente, todos atentos. En la foto se ven siete personas pero detrás de mí habría otras siete”, destaca.

Tres equipos médicos recibieron a las trigemelas de Lomas de Zamora, cada uno estaba avocado al cuidado de una beba (Foto: TN.com.ar)
Tres equipos médicos recibieron a las trigemelas de Lomas de Zamora, cada uno estaba avocado al cuidado de una beba (Foto: TN.com.ar)

Leonel mantuvo la distancia social y los protocolos, pero pudo presenciar el parto. Mientras que Vanina recibió anestesia local y siguió atenta cada detalle del nacimiento de sus hijas.

Victoria salió y se la pusieron a Vani en la cara, después me la dieron a mí y se la llevaron. A Julieta se la llevaron y a Delfina lo mismo que la primera”, recuerda el papá, que luego acompañó a sus hijas a los chequeos de rutina y hasta Neonatología donde las pusieron a las tres en la misma incubadora, para que sigan juntas como estaban en la panza.

Victoria, Julieta y Delfina Chainski Catalá fueron puestas juntas en la incubadora tras su nacimiento (Foto: TN.com.ar)
Victoria, Julieta y Delfina Chainski Catalá fueron puestas juntas en la incubadora tras su nacimiento (Foto: TN.com.ar)

La más grande fue Julieta, que pesó 1,630 kilos y midió 41 centímetros; luego le siguió Victoria, con 1,560 kilos y 41 centímetros; y la más chiquita fue Delfina, con 1,490 kilos y 40 centímetros.

El de Vanina fue un embarazo monocorial triamniótico, lo que quiere decir que las tres bebas son genéticamente idénticas. A diferencia de la mayoría de los casos de trillizos, las hermanitas Chainski Catalá provienen de la fecundación de un solo óvulo por un espermatozoide.

Ahora, las tres bebas permanecen internadas y se quedarán en Neonatología el menos un mes hasta que se cumpla la semana 36. En este momento, según explicó el papá, están con lámpara porque tenían la bilirrubina un poco alta, algo que es normal en los recién nacidos.

Vanina y Leonel las visitan tres veces al día, por separado. Y solo ingresan juntos para escuchar el parte médico diario, que les dan al lado de la incubadora.

Este miércoles, los flamantes padres de trigemelas volverán a su casa, donde aseguran que tienen “el 80% listo” para recibirlas. En estos meses de cuarentena, estuvieron poniendo todo en orden y solo les quedan unas cuestiones de pintura, armar las cunas y placares.

Una vez que les den el alta, deberán regresar a la clínica todos los días, en los horarios estipulados para ver a sus hijas y escuchar el tan ansiado parte médico.

En relación con la presentación familiar, Leonel cuenta que todos sus seres queridos conocieron a las bebas por medio de fotos y videos que ellos se encargaron de sacar. “Con los abuelos hicimos videoconferencia. Por suerte, ninguno nos hizo sentir como un peso que no puedan venir”, destaca el papá.

En la zona Sur del Gran Buenos Aires la llegada de las trigemelas generó una revolución. El Club Atlético Temperley, les dio la bienvenida en las redes sociales y ya las hizo sociales.

Es que, tal como le sucede a Leonel cuando escucha la frase de Yamandú Cardoso, que dice: “Ellas bailan como si la vida fuera justa”, las hermanas Victoria, Julieta y Delfina Chainski Catalá fueron un milagro, que llegó en medio de un momento tan duro, para llenar a todos de amor y esperanza.

Compartir

Leer Mas

Macri cortó por unos minutos su descanso en Francia, para dispararle al Gobierno

Interrumpiendo por un momento sus vacaciones en la paradisíaca Costa Azul en Francia, Mauricio Macri …