Home / Actualidad / El plan de Jorge vs el plan de Dios: “Mirá Sebastián, la fecha la vamos a tener que cambiar”

El plan de Jorge vs el plan de Dios: “Mirá Sebastián, la fecha la vamos a tener que cambiar”

Ocurrió hace 6 años: El Papa lo llamó para posponerle la reunión porque iba a al cónclave

Sebastián conocía a Jorge Bergoglio desde hace ya algunos años. El entonces Arzobispo de Buenos Aires gustoso accedía a los pedidos del joven estudiante universitario para acompañar acciones pastorales juveniles o de la Acción Católica. Meses antes, incluso, lo había acompañado en encuentro con jóvenes en la parroquia San Benito Abad de Belgrano donde le habían preguntado si querría ser Papa, y rápido respondió “ni loco”. Durante ese tiempo, fueron cultivando una fraternal relación.

Sebastián y el padre Jorge, como pedía que le llamen, se verían ese inicio de año. Estaba pautado, para cerrar la agenda de encuentros con jóvenes y charlas. Pero la renuncia de Benedicto XVI alteró los planes. La noticia era sabida. Más por jóvenes comprometidos con la Iglesia como Sebastián. Pero igual el Arzobispo de Buenos Aires, que por ser Cardenal debía participar del cónclave, llamó al joven para explicarle que iban a tener que posponer la reunión.

“Mirá Sebastián, la fecha la vamos a tener que cambiar”, le dijo. “Siembre cultivaba esa confianza, y nos la inspiraba en todos; los gestos que tiene hoy tiene los tenía como Arzobispo. Si te tenía que llamar te llamaba. No ponía intermediarios”, recuerda Sebastián.

En esta conversación, Sebastián ya lo notó nervioso. Pero ciertamente no contaba con que la siguiente vez que lo vería sería por televisión y en el balcón de la Basílica de San Pedro.

El 13 de marzo Sebastián estaba en la Universidad en la que trabajaba, que acababa de mudarse a una nueva sede. “No lo podía creer, no me entraba en la cabeza. Después me empezó a explotar el teléfono, amigos de la Acción Católica. Otros que no veía nunca, pero que llamaban para agradecer que gracias a un encuentro habían conocido al Papa. La emoción fue terrible. Fue un regalo de Dios muy grande”, evoca.

Esos días de marzo 2013, fueron tremendos, recuerda, por las actividades organizadas junto con la Acción Católica. Una de ellas, una vigilia de oración en la catedral de Buenos Aires antes de la asunción, en la que el Papa participó vía telefónica.

Esas semanas, por amigos que viajaban a Roma pudo hacerle llegar una carta. A la que respondió un domingo con un llamado, conversaron un rato, y el Papa le dijo que esperaba verlo en la Jornada Mundial de la Juventud de Río, a la que Sebastián concurrió, pero pudo verlo solo desde muy lejos.

Pero en ese viaje Sebastián tomó la decisión de casarse con Vanesa. El encuentro personal con el ex Arzobispo de Buenos Aires, la postergada reunión llegó recién en 2014, ya casado. Al verlo el Papa le expresó “Al fin te casaste”. Y ya en 2015, en un viaje para un congreso, pudo visitarlo en la Casa Santa Marta y pudo mostrarle una imagen ecográfica de su primer hijo, que se llamaría Francisco.

Hoy Sebastián tiene ya tres hijos. Evoca los sucesos de marzo como si hubiesen sido ayer. No los olvidará nunca. No es el único. El 13 de marzo es una fecha grabada en la historia de cada argentino.

6 años de la Revolución de la Ternura del Papa Francisco. 6 años ofreciendo muchos abrazos.

Compartir

Leer Mas

Tragedia en cercanías de Saladas: “Es evidente que iba alcoholizado y le preocupaba más su celular”

El corresponsal de Sudamericana Raúl Cuevas puso en comunicación a la mesa con el fiscal …