A partir de hoy, Macri cobrará una jubilación de privilegio de 315 mil pesos

Alejados de la humildad de otros tiempos, será el nuevo integrante de una casta de ex presidentes multimillonarios. Menem, Duhalde y CFK, entre salarios soñados, aviones privados y suntuosas propiedades.

El 20 de junio de 1820, a sus 50 años, moría Manuel Belgrano como consecuencia de un edema. Pobre, sólo y enfermo, le entregó su reloj de bolsillo al médico escocés Joseph Redhead por no poder pagarle por sus servicios. Doscientos años después, nuestros líderes políticos gozan de jubilaciones de privilegio, vacacionan más días de los que trabajan y hasta se compran sus propios aviones.

Al momento de entregar el mando, Mauricio Macri se transformó en algo más que un ex presidente. Ahora es también un integrante más de ese grupo tan denostado por la sociedad argentina: los jubilados de privilegio. Políticos, ex funcionarios y jueces que cobran hasta treinta veces el pago promedio de un jubilado en el país, sin haber hecho ningún tipo de aporte que amerite tal diferencia.

En el caso de Macri, a partir del 2020 comenzará a cobrar unos 315.743 pesos mensuales, que irán a parar a sus viajes por el mundo, sus vacaciones en Villa La Angostura o simplemente se acumulará en la cuenta de la fortuna familiar.

El líder de Cambiemos no es, bajo ningún punto de vista, el único ex presidente que goza de un retiro privilegiado. Cristina Fernández de Kirchner actualmente cobra una jubilación de 259.872 pesos, al mismo tiempo que su dieta como senadora de 146 mil pesos más. Un total de 405 mil mensuales.

Eduardo Duhalde, ni lerdo ni perezoso, decidió volcarse a la jubilación bonaerense y cobrar sus ingresos a través del IPS. Mientras la mayoría de sus ex colegas cobran una jubilación que oscila entre los 250 y los 280 mil pesos, la suya se eleva a unos jugosos 317.265.

El caso más paradigmático puede que sea el de Carlos Saúl Menem. El hombre que, a pesar de su baja estatura, jugaba al básquet con los Harlem Globetrotters, tomaba el té con los Rolling Stones y violaba todas las leyes de tránsito con su Ferrari Testarossa, recibe actualmente una jubilación de 303 mil pesos mensuales. Su fortuna es tan grande que decidió renunciar a su dieta del Senado y comprarse su propio avión.

Alejados de la solemnidad como modo de vida, de la política como vocación y de la humildad como bandera, los presidentes argentinos del último siglo han marcado una nueva impronta de riquezas, lujos y opulencia. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Compartir

Leer Mas

Cataratas del Iguazú con caudal casi normal este domingo

Este domingo 24 de mayo, el caudal de las Cataratas del Iguazú es de 1120 …

Deja una respuesta